Los gastos de producción y exhibición de espectáculos en el Impuesto sobre Sociedades - Beltrán, Ahuir & Rakez Abogados y Asesores Tributarios
16451
post-template-default,single,single-post,postid-16451,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.4.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Los gastos de producción y exhibición de espectáculos en el Impuesto sobre Sociedades

El artículo 36.3 de la Ley del Impuesto sobre sociedades establece una deducción en cuota sobre los gastos realizados en la producción y exhibición de espectáculos en vivo de artes escénicas y musicales.

Los principales requisitos son:

A) Que la entidad haya obtenido un certificado al efecto, en los términos que se establezcan por Orden Ministerial, expedido por el Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música.

B) Que, los beneficios obtenidos en el desarrollo de estas actividades en el ejercicio en el que se genere el derecho a la deducción, el contribuyente destine al menos el 50% a la realización de actividades que den derecho a la aplicación de esta deducción.

El plazo para el cumplimiento de esta obligación será el comprendido entre el inicio del ejercicio en que se hayan obtenido los referidos beneficios y los 4 años siguientes al cierre de dicho ejercicio.

La base de deducción la constituyen los costes directos de carácter artístico, técnico y promocional incurridos en los espectáculos en vivo de artes escénicas y musicales.

La base de deducción se reducirá por el importe de las subvenciones recibidas para financiar los gastos que generen el derecho a la misma.

El porcentaje de deducción es del 20%. El importe de la deducción será el resultado de aplicar dicho porcentaje a la base de deducción. Existe un límite anual al importe de dicha deducción de 500.000 euros por contribuyente.

Además, el importe de la deducción junto con las subvenciones percibidas por el contribuyente, no podrá superar el 80% de dichos gastos. Este régimen de deducción resulta, conforme al criterio general, incompatible con cualquier otro incentivo fiscal a la inversión.

Las cantidades no deducidas en el período impositivo pueden aplicarse en las liquidaciones de los períodos que concluyan dentro de los quince años siguientes, siempre respetando el límite conjunto.

Desde BELTRÁN & AHUIR Abogados y Asesores Tributarios nos ponemos a su disposición para ampliarles la información sobre este asunto, así como a estudiar la viabilidad de la aplicación de dicha deducción en su impuesto sobre sociedades.

Compartenos en tus redes sociales ...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn