LA PRESTACIÓN POR MATERNIDAD Y LA EXENCIÓN DEL ARTÍCULO 7 h) DE LA LEY DEL IRPF - Beltrán, Ahuir & Rakez Abogados y Asesores Tributarios
16524
post-template-default,single,single-post,postid-16524,single-format-aside,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.4.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

LA PRESTACIÓN POR MATERNIDAD Y LA EXENCIÓN DEL ARTÍCULO 7 h) DE LA LEY DEL IRPF

La prestación por maternidad que abona la Seguridad Social, es una prestación económica que trata de cubrir la pérdida de rentas o ingresos que sufren los trabajadores cuando se suspende el contrato o se interrumpe su actividad para disfrutar de los periodos de descanso por maternidad, adopción, acogimiento y tutela, legalmente establecidos. Actualmente este periodo es de 16 semanas que se puede ampliar en determinados casos, como hospitalización o parto múltiple entre otros.

La prestación económica consiste en un subsidio equivalente al 100% de la base reguladora correspondiente.

El derecho a la prestación nace a partir del día del parto o desde el inicio del descanso, de ser éste anterior; en los casos de adopción y tutela, a partir de la resolución judicial y en los casos de acogimiento, a partir de la decisión administrativa o judicial.

  • La Entidad gestora abonará directamente el subsidio a cada beneficiario, en su caso, durante los períodos disfrutados efectivamente por la madre y el padre, efectuando el pago por períodos vencidos.
  • El subsidio especial por parto, adopción y acogimiento múltiples se abonará en un solo pago al término de las 6 semanas posteriores al parto o a la decisión administrativa o judicial de acogimiento o a la resolución judicial por la que se constituya la adopción, respectivamente.
  • En el momento de hacer efectivo el subsidio, se deducirá del importe del mismo:
    • La cuantía a que asciende la suma de las aportaciones del trabajador relativas a las cotizaciones a la Seguridad Social, desempleo y formación profesional que procedan, en su caso, para su ingreso en la TGSS . El empresario vendrá obligado a ingresar únicamente las aportaciones a su cargo correspondientes a la cotización a la Seguridad Social y por los demás conceptos de recaudación conjunta que, en su caso, procedan.
    • La retención por IRPF

Actualmente, el criterio seguido por Hacienda es que las prestaciones por maternidad tributan en el IRPF del perceptor.

Sin embargo, en la Sentencia 810/2016 del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, de la Sala de lo Contencioso administrativo, considera aplicable la exención del artículo 7 h) del IRPF.

Dicho artículo 7 h) está redactado de la siguiente forma:

Igualmente estarán exentas las demás prestaciones públicas por nacimiento, parto o adopción múltiple, adopción, hijos a cargo y orfandad.

También estarán exentas las prestaciones públicas por maternidad percibidas de las Comunidades Autónomas o entidades locales.”

El Tribunal en su fundamento jurídico tercero, realiza la siguiente interpretación del precepto

la prestación por maternidad percibida por la actora de ese ente público tiene que estar forzosamente incluida en el tercer párrafo del artículo 7 h) de la Ley del IRPF, ya que ese precepto reconoce tal beneficio tributario, con carácter general, en su párrafo tercero y lo que hace en el párrafo cuarto es ampliar el beneficio fiscal a las prestaciones que tengan procedencia de otros entes públicos, ya sean locales y autonómicos

Por tanto, el tribunal interpreta que la prestación por maternidad se haya incluida en el párrafo tercero de la ley “Igualmente estarán exentas las demás prestaciones públicas por nacimiento, parto o adopción múltiple, adopción, hijos a cargo y orfandad”, ya que el tribunal considera incoherente que las prestaciones por maternidad de las comunidades autónomas o de entidades locales estén exentas y las que paga la Seguridad Social no.

En conclusión, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, considera las prestaciones por maternidad pagadas por el Instituto Nacional de la Seguridad Social, como exentas.

Sin embargo, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, Sala de lo Contencioso-administrativo en sentencia de 27 de octubre de 2016, dicta de forma contradictoria con la dictada por el TSJ de Madrid al establecer

tampoco la inclusión en el beneficio fiscal de estas otras prestaciones por maternidad de origen autonómico o local, significa que deban incluirse igualmente en ella las estatales, extensión que además de contrariar aquella prohibición básica de aplicación analógica de normas de este tipo, puede encontrar su explicación en el conveniente control por el Estado del coste global de las prestaciones procedentes de sus propias arcas (es decir, el importe resultante de su pago y del gravamen fiscal que sobre ellas recaen), utilidad que, naturalmente, no podía obtener respecto de las prestaciones procedentes de otras administraciones

Por tanto, el TSJ de Andalucía considera no incluidas en la exención las prestaciones por maternidad del Instituto Nacional de la Seguridad Social al no estar expresamente contemplado en el artículo 7 h) del LIRPF

Por tanto, deberá ser el Tribunal Supremo quien deberá resolver esta controversia, sobre la interpretación del artículo 7 h) del IRPF respecto a las prestaciones por maternidad del Instituto Nacional de la Seguridad Social.

A efectos prácticos, las personas que haya percibido la prestación por maternidad y hayan tributado por ello, si quieren apostar por una resolución favorable del Tribunal Supremo a la exención de la prestación de maternidad y recuperar lo pagado con intereses, deben evitar que prescriban los ejercicios fiscales que están actualmente abiertos.

El 2012 sería el último ejercicio no prescrito y que prescribirá el próximo 30 de junio de 2017. Por tanto, habría que presentar una solicitud de rectificación de la declaración de IRPF y la solicitud de ingresos indebidos.

Muy probablemente Hacienda denegará la solicitud y habrá que ir al Tribunal Económico-Administrativo Regional, y si hay desestimación (lo más probable) habrá que interponer un recurso contencioso-administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Autónoma correspondiente.

 En este punto puede haber más probabilidades de éxito ya que dependerá del criterio que escoja cada Tribunal Superior de Justicia, bien el del TSJ de Madrid favorable al contribuyente o el de Andalucía favorable a Hacienda

El objetivo es que estos procedimientos se alarguen lo más posible en el tiempo, para que dé tiempo a que recaiga la sentencia del Tribunal Supremo y fije jurisprudencia y esta sea favorable al contribuyente. También puede que el Tribunal Superior de Justicia donde se resida opte por un criterio pro contribuyente, sin esperar a la Sentencia del Supremo (que podría ser desfavorable al contribuyente).

En todo caso hay que realizar una valoración de los costes y beneficios que puede conllevar este procedimiento, teniendo en cuenta las cantidades posibles a devolver por Hacienda, los intereses de demora y los costes de abogados y las costas judiciales que se devengarían en caso de desestimación en vía judicial.

Para las prestaciones por maternidad devengadas en el ejercicio 2016 y siguientes se debe declarar estas rentas como no exentas en su declaración de IRPF y tributar por ello, y luego, si se desea, presentar una solicitud de ingresos indebidos posteriormente.

Desde BELTRÁN, AHUIR & RAKEZ Abogados y Asesores Tributarios nos ponemos a su disposición para ampliarles la información sobre este asunto, así como a estudiar la viabilidad de su caso concreto.

Compartenos en tus redes sociales ...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn